Nuestra Empresa

Pirotecnia Flash es una empresa argentina dedicada exclusivamente al desarrollo y la comercialización de artificios pirotécnicos.

Pirotecnia Flash hace su aparición en el mercado local en 1996, con el objetivo de acercarle al público Argentino los tradicionales productos de origen Chino (los inventores de la pirotecnia) innovando con su inmejorable calidad, y una cuidadísima presentación.

Cada año, llegan nuevos artículos de última generación, que sorprenden con la variedad, calidad y sofisticación en sus efectos.

 


Miembro de C.A.E.F.A.

C.A.E.F.A.
Pirotecnia Flash es miembro fundador de C.A.E.F.A (cámara argentina de empresas de fuegos artificiales). Y participa activamente en la actualización de la normativa vigente y el desarrollo de la actividad pirotécnica en la Argentina.

 


¿Por qué elegirnos?

Elíjanos por Nuestros Productos

Tenemos una cuidadísima selección de Productos.

  • Elegidos no solo por la calidad de sus efectos, sino que además por la búsqueda del contraste entre unos y otros, de manera que pueda verse en el cielo de manera clara y didáctica todo el abanico de efectos existentes.
  • Nuestro continuo desarrollo de nuevos productos funciona a la manera de filtro permanente: Nuestra intención es no poseer demasiados productos, sino ofrecer tan solo unos cien artículos en nuestro Catálogo y que todos ellos sean únicos y estupendos. El objetivo es trabajar solo con productos verdaderamente fantásticos, donde no se repitan los efectos, y pueda verse fácilmente el contraste entre unos y otros, para que sean bien combinables entre sí.

Elíjanos por Nuestros Precios

Tenemos los mejores Precios del Mercado.

  • Trabajamos directamente con las fábricas en los países de origen. Sepa que, cuando usted lee en la vidriera de algún comercio la frase: “Pirotecnia directamente de fábrica” únicamente se fabrican en Argentina algunos petardos, bombas de estruendo, y bengalas de cancha. Mientras que, el grueso de los productos que se venden aquí, fueron elaborados, como siempre ha sido, en fábricas Chinas.
    Por lo que, tanto Cienfuegos, como Júpiter, y todas las grandes marcas que se venden en Argentina, traen sus productos desde otros países (mayormente de China) es decir, son importadores.
  • Además, contamos con local propio, por lo que no tenemos que pagar extraordinarias sumas de dinero a los Shoppings y Supermercados para colocar stands de venta en sus estacionamientos. Si bien es cierto que estos puestos pueden ser bastante cómodo para los clientes, esto hace que los precios de los productos se eleven exageradamente.

Elíjanos por Nuestra Calidad

Nuestros productos pasan por cuatro controles de calidad antes de llegar a las manos del cliente.

  • El primer control lo realizan nuestros representantes en el país de origen.
  • El segundo chequeo lo realiza el “Registro Nacional de Armas” en el que se vuelve a testear el funcionamiento.
  • Luego se envían muestras a un laboratorio para corroborar que la proporción de los químicos sea la correcta.
  • Finalmente, una vez que se descarga la mercadería en nuestros depósitos, personalmente realizamos el último control de calidad para cerciorarnos que los resultados obtenidos en los países de origen sean los verdaderos.

Elíjanos por Nuestro Servicio

Contamos con vendedores especializados.

  • Nuestro staff podrá informarle perfectamente sobre cada producto, recomendarle alguno de acuerdo a sus preferencias, y asesorarlo correctamente sobre las medidas de seguridad.
  • En nuestro Showroom podrá ver en exposición cada uno de nuestros productos, fotos de sus efectos, y dialogar con nuestros vendedores especializados, que podrán describirle perfectamente cada artículo y orientarlo adecuadamente según sus necesidades y presupuesto.
  • No olvide que la venta de pirotecnia en la calle o en negocios clandestinos sin habilitación es absolutamente ilegal. Además, los puestos callejeros no cuentan con personal capacitado, no conocen debidamente sus propios productos, e incluso ignoran las medidas básicas de seguridad; y si le surge algún inconveniente, al día siguiente ya no están.

 


Garantía de Calidad

Nuestros productos pasan por cuatro controles de calidad antes de llegar a las manos del cliente.

  • El primer control lo realizan nuestros representantes en cada país de origen.
  • El segundo chequeo lo realiza el “Registro Nacional de Armas” una vez que la mercadería ingresa al país.
  • El tercer control, también bajo la responsabilidad del RENAR, lo realiza un laboratorio al que se le envían muestras para corroborar que la proporción de los químicos sea la correcta.
  • Finalmente, una vez que se descarga la mercadería en nuestros depósitos, personalmente realizamos el último control de calidad para cerciorarnos que los resultados obtenidos en los países de origen sean los exactos.

 


No a la prohibición de Pirotecnia

Acerca de la prohibición de venta y uso de pirotecnia en algunos municipios

PREVENIR  NO  ES  PROHIBIR:  La prohibición NO reduce los accidentes, solo fomenta la venta y uso de pirotecnia clandestina, fabricada con componentes químicos inestables, que aumentan exponencialmente el riesgo de la población en lugar de disminuirlo. Termina perjudicando así a comerciantes y usuarios responsables, y favoreciendo solo a las personas inescrupulosas.

Las estadísticas demuestran que los accidentes por pirotecnia han bajado notablemente en los últimos años pese al crecimiento del consumo,  fruto justamente del buen marco regulatorio actual, de los avances técnicos de los productos,  de las campañas de prevención, y del trabajo conjunto  entre autoridades, fabricantes, importadores y comerciantes. Todo ello se verá interrumpido de prosperar una medida de prohibición.

Sin productos seguros y legales disponibles en el mercado, los daños serán mayores de los que se pretende erradicar. Una prohibición de pirotecnia no acabará con la costumbre arraigada de los ciudadanos, esta  pasará a la informalidad. No solo retornarán la pirotecnia clandestina y riesgosos elementos de fabricación casera, también se recurrirá a productos de uso náutico, y peor aún, volverán los festejos con armas de fuego, con consecuencias mucho más trágicas y peligrosas para todos los vecinos.

Entendemos las medidas prohibicionistas como de pura acción publicitaria, muy lejos de los intereses de la población, y mucho menos tendiente a su protección, sino todo lo contrario. Seguirá haciéndose uso de la pirotecnia, pero obviándose peligrosamente toda regulación sobre su fabricación y venta, se agravarán las cosas, y aparecerán las mafias con complicidades policiales y políticas, de nefastas consecuencias que ya hemos visto con la implementación de la ley seca en EE.UU.

Para prevenir en serio los accidentes y hacer del uso de pirotecnia algo 100×100 seguro necesitamos seguir trabajando todos los sectores en conjunto, y hacer hincapié en la concientización. Pues el remanente de accidentes que todavía se producen son por un USO NEGLIGENTE e INDEBIDO de los artificios pirotécnicos por parte del consumidor final, y no por fallas de los productos. Por tal motivo nos parece mucho más acertado y efectivo profundizar con las campañas de prevención y educación sobre el correcto uso de la pirotecnia, antes que virar hacia una arcaica prohibición.

En el último 31 de diciembre (2011) tan solo fueron atendidas en el Instituto del quemado de la Ciudad de Buenos Aires 30 personas heridas por pirotecnia (todos ellos con lesiones leves, sin secuelas, y que no requirieron internación). Una cifra francamente irrisoria frente a los cientos de heridos (y decenas de muertos) que se cobra el fútbol todos los años (dentro y fuera de las canchas), y aún así a nadie se le ocurriría pedir una prohibición de los espectáculos deportivos (por ejemplo). Cero accidentes es deseable, pero utópico.

Por todo esto rechazamos enérgicamente las políticas prohibicionistasy exigimos que en su lugar se nos permita trabajar en un debate técnico serio, activando los mecanismos de prevención, educación, y concientización, lo que sin duda tendrá un efecto mucho mejor sobre los habitantes, que una autoritaria medida abolicionista, muy propia de una época pasada a la que nadie quiere volver, y que atenta contra las libertades individuales amparadas por la constitución nacional.